La vuelta al cole también es dura para los padres

La vuelta al cole también es dura para los padres. Hoy ha empezado el cole. Hoy mi hija mayor empezaba primero de primaria (la pequeña volvió a la guarde hace una semana).Mi niña ya tiene 6 años. Ya no es tan pequeña, ya empieza a ser una mini-mujercita.

Ya no va pegada a mis faldas, lloriqueando porque no quiere ir al cole. Hoy ha ido toda contenta, con su mochila de Frozen a la espalda, deseando reencontrarse con sus amigas y contarse lo que han hecho este verano, y con ganas de saber si le iba a tocar profesor o profesora y de conocer su nueva clase y saber con quien le va a tocar sentarse.

Y cuando ha sonado la campana anunciando que ya eran las 9 de la mañana y había que entrar en clase, a la que casi le da un patarraque es a mi!!! De repente me he dado cuenta, que sin quererlo, tenía los ojos anegados en lagrimas, cual Candy Candy cuando lloraba por su amado Anthony (o por su otro amado Terry; que la tía tuvo varios novios!!)

candy-candy

Imagen: cotillenado.com

Y cuando fui a despedirme de ella no me salían las palabras, porque estaba a punto de llorar como lloraba ella cuando empezó el cole con 3 años.  Solamente la he podido dar varios besos seguidos (de esos de abuela, que de repente te cogen la cara y te la espachurran y empiezan mua mua mua, que casi te dejan sorda) y decirle adiós con la mano y ver como subía las escaleras de la entrada al cole, toda contenta, llevando sus libros en una bolsa que pesaba mas que ella.

Contenido Relacionado:   Discúlpame por no ser una súper madre

Y yo, que me quedan unos días para volver al trabajo después de todo el verano de excedencia; que podría ser la mujer mas feliz del mundo, porque por unas horas estoy libre sin niñas; me he quedado como un pollo sin cabeza. Sin saber que hacer: si liarme a recoger mi casa o salir a la calle, si reír o llorar… Solamente pensando en ella. Echándola de menos. Y deseando que diese la hora para ir a recogerla.

 

imagen: joaquinmontaner.net

Imagen: joaquinmontaner.net

 

Sin duda lo mejor del día ha sido la explicación que me ha dado, cuando le he preguntado que tal es su nuevo profesor: «Mami, Miguel es majo,

Se que otras en mi lugar están deseando liberarse un poco de sus hijos y que todo vuelva un poco a la rutina. Pero a mi me cuesta librarme de ellas. (Y eso que de vez en cuando las dejamos con la abuela para, su padre y yo, irnos algún fin de semana que otro solos).

 

Y así, de golpe y porrazo ha terminado el verano para nosotras y no nos queda otra que volver a la dura realidad de los madrugones y las prisas.

 

¿Te ha gustado este artículo sobre bebés? No te pierdas estos otros 🙂

Contenido Relacionado:   Esos padres liantes del cole

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *